• Imprimir

Perros potencialmente peligrosos

imatges

De izquierda a derecha: akita inu, bullmastiff, doberman, dogo argentino, dogo de Burdeos, rottweiler y terrier staffordshire americano.

Los perros considerados potencialmente peligrosos en Cataluña son:

1. Los que pertenecen a las razas o a los cruces siguientes:

  • Akita inu
  • American bully*
  • Bullmastiff
  • Dóberman
  • Dogo argentino
  • Dogo de Burdeos
  • Fila brasileiro
  • Mastín napolitano
  • Pit bull terrier
  • Perro de presa canario (o dogo canario)
  • Rottweiler
  • Staffordshire bullterrier (también conocido como Staff inglés. Origen: Inglaterra)
  • Staffordshire terrier americano (también conocido como en Am Staff. Origen: EE.UU.)
  • Tosa japonés (Tosa inu)

    *American bully: raza creada en la década de los años 90 mediante el cruce de diversas razas como el  Pit Bull Terrier, el American Stafford Terrier, el Staffordshire Terrier americano y, probablemente, el Staffordshire Bull Terrier y English Bulldog. Aunque no está incluida en la Ley 10/1999, de 30 de julio, sobre la tenencia de perros considerados potencialmente peligrosos, puesto que desciende de cruces de razas de perros potencialmente peligrosos, en el Registro general de animales de compañía se considera esta raza como potencialmente peligrosa.

 

2. Otras razas de perros con esta consideración si así lo determinan las ordenanzas municipales de los ayuntamientos.


3. Perros que han tenido episodios de agresiones a personas o a otros perros, si así lo declara el ayuntamiento correspondiente.


4. Perros que han sido adiestrados para el ataque y la defensa.

Para tener o pasear un perro potencialmente peligroso hace falta una licencia administrativa que emite el ayuntamiento del municipio donde el perro reside habitualmente y donde tiene que estar censado. Esta licencia tiene un periodo de validez de 5 años.

Para obtener o renovar esta licencia hay que dirigirse al ayuntamiento.

¿Tengo que volver a pedir la licencia municipal si cambio de domicilio?

La licencia tiene una vigencia de 5 años y es válida para todo el Estado español. Si un perro potencialmente peligroso cambia de municipio, hay que solicitar la baja al censo del municipio donde residía y el alta en el ayuntamiento del nuevo municipio.

¿Puedo pedir una licencia para pasear perros potencialmente peligrosos que no sean de mi propiedad?

En caso de que una persona requiera pasear perros potencialmente peligrosos que no sean de su propiedad (paseadores de perros, voluntarios de una protectora de animales, personal de residencias caninas...), debe solicitar la licencia de conducción de perros potencialmente peligrosos al ayuntamiento. A diferencia de las licencias para particulares, en estos casos no constará el nombre ni el chip de ningún perro, dado que los perros irán cambiando.

La persona solicitante tiene que presentar toda la documentación (certificado médico, antecedentes penales, declaración responsable). En el caso de la póliza se deberà asegurar que el propietario o la propietaria del perro (si son paseadores de perros) o el titular del núcleo zoológico (protectoras de animales, residencias caninas,...) tienen contratada una póliza que cubra la totalidad de los perros potencialmente peligrosos que se passean.

En este caso, las medidas de seguridad son las mismas que para los propietarios de perros potencialmente peligrosos.

Los propietarios y las personas que pasean perros potencialmente peligrosos tienen que cumplir con las obligaciones siguientes:

A) En las vías públicas, en las partes comunes de los inmuebles colectivos, en los transportes públicos y en los lugares y en los espacios de uso público en general, los perros tienen que ir atados con una cadena no corredera de 2 metros de longitud máxima y provistos del correspondiendo bozal.

B) Las instalaciones que alberguen los perros potencialmente peligrosos tienen que tener las características siguientes, con el fin de evitar que los animales puedan salir y cometan daños en terceros: 

  • Las paredes y las vallas tienen que ser suficientemente altas y consistentes y tienen que estar bien fijadas con el fin de soportar el peso y la presión del animal.
  • Las puertas de las instalaciones tienen que ser tan resistentes y efectivas como el resto del contorno y se deben diseñar para evitar que los animales puedan desencajar o abrir ellos mismos los mecanismos de seguridad.
  • El recinto tiene que estar convenientemente señalizado con la advertencia de que hay un perro de este tipo.

 

C) Sólo se puede pasear un perro potencialmente peligroso por persona

D) Está prohibido hacerlos criar, a menos que se inscrivan las instalaciones en el Registro de núcleos zoológicos como centro de cría.

En caso de que un perro tenga un progenitor considerado potencialmente peligroso y el otro no, a la hora de censarlo hace falta tener en cuenta su aspecto: si se parece al progenitor considerado potencialmente peligroso hay que censarlo poniendo la raza de este progenitor; en cambio, si se parece más al progenitor que no considerado potencialmente peligroso, se puede censar como “indefinido”.

Los ayuntamientos pueden añadir razas de perros potencialmente peligrosos en sus ordenanzas siempre que cumplan todas o la mayoría de las características siguientes:

  • fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia
  • carácter acentuado y gran valor
  • pelo corto
  • perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 cm, altura en la cruz entre 50 y 70 cm y peso superior a 20 kg
  • cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grandes mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda
  • cuello ancho, musculoso y corto
  • pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculoso y corto
  • extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

 

Los perros de asistencia no pueden ser de raza potencialmente peligrosa.

En este sentido, los ayuntamientos podrían incluir en sus ordenanzas las razas de perros siguientes porque cumplen la mayoría de estas características:

  • Alano español
  • Akita americano
  • American Bully
  • Bulldog americano
  • Cane Corso
  • Villano de las Encartaciones
  • Bull terrier

 

Por otra parte, visto el gran aumento de perros potencialmente peligrosos en los centros de acogida de animales de Cataluña, los ayuntamientos pueden imponer, mediante sus ordenanzas, medidas para evitar el aumento como la obligación de esterilización, establecer un número máximo de perros potencialmente peligrosos por hogar, prohibir centros de cría de perros potencialmente peligrosos en su municipio, entre otras medidas.

En los casos de ataques de perros de raza no considerada potencialmente peligrosa, los ayuntamientos también los pueden declarar como perro peligroso en caso de haber producido agresiones a personas u otros animales, tanto si hay denuncia como de oficio. Previamente a la declaración, hace falta el informe de un veterinario/aria colegiado.

Fecha de actualización:  19.05.2017